El  aguayo tradicional  es un tejido, hecho a mano, utilizado por las mujeres del altiplano de Bolivia y Perú. Se lo puede hacer a base de lana de llama, oveja o de alpaca y se lo tiñe con tintes naturales.

Es una tela a rayas de colores contrastantes, muy resistente, además de ser estético y de simbolizar a una región es muy usado en el cotidiano de la gente del altiplano.

Por lo general los aguayos son muy coloridos con franjas de colores que se alternan y con franjas con figuras simples. 

Para que una tela sea considerada un aguayo es fundamental la contraposición de matices entre una y otra raya, y la alternancia de distintos grosores.